En la tarde del miércoles, en la recta final de las obras para la apertura del nuevo parque comercial Nevada de Armilla, asistíamos de nuevo al desprecio y subordinación que para la patronal y los intereses del capital suponen nuestras vida y nuestra integridad. En esta ocasión, un trabajador caía de una grúa desde una altura de seis metros durante su jornada de trabajo, mostrando nuevamente las irregulares medidas de seguridad y condiciones de trabajo que venimos denunciando en la construcción del mismo, agudizadas bajo la presión de finalización a cualquier coste. Su situación es grave, aunque permanece estable.

Desde la Unión de Juventudes Comunistas en Granada reiteramos nuestra denuncia a las irregularidades y condiciones que rodean a la construcción de este complejo para las y los trabajadores con extensas y precarias jornadas de trabajo, en muchas ocasiones por encima del límite legal vigente y a en horarios nocturnos, así como la falta de medidas de seguridad que garanticen la integridad de las y los trabajadores; condiciones que han sido denunciadas reiteradamente por Comisiones Obreras. Todo ello bajo la complicidad de una legislación laboral que en connivencia con alto porcentaje de desempleo en este sector coloca a las y los trabajadores en una situación de total subordinación frente a la patronal, y a la aceptación de las condiciones de trabajo más extremas. No se trata de un accidente ni un suceso aislado, es un ejemplo más del terrorismo patronal.

Como señalábamos, estas son desde un inicio las condiciones que han rodeado a esta megaconstrución auspiciada por el empresario Tomás Olivo, que se sustenta en la explotación y es ideada para la explotación, y que se ha cobrado para las y los trabajadores no solo numerosos accidentes que han sido silenciados sino también vidas. Recordamos consternadas que en marzo de este mismo año un trabajador moría al caerle una viga encima.

Si ya alertábamos la celeridad en las obras para su apertura en aras de la rentabilidad económica y política de una obra de estas características, y con ello la relajación en las medidas de seguridad y condiciones de trabajo, nos encontramos con este hecho de grave importancia a escasos días de su apertura oficial bajo un espectáculo que contará con la presencia y actuación de numerosas “celebridades”.Esto no ha hecho más que acelerar las ya de por sí devastadas condiciones de trabajo y profundizar en el silencio mediático en torno a las mismas y el grave hecho que ayer de nuevo sucedía sin expectativas de nuevo en que deriven de ello responsabilidades económicas y políticas.

Seguimos declarando que no podemos tolerar ningún suceso más de este calibre por las condiciones que nos impone el capital, y que ni un solo euro más será a costa de la integridad laboral y física de las y los trabajadores.